Hace unos días, a través de Twitter y con el HT #opfacebook , Anonymous -una compleja legión internacional y horizontal conformada por hackers y ciberactivistas, quienes afirman no tener líderes ni portavoces oficiales, ni formar parte de algún movimiento político-, amenazó desaparecer Facebook el próximo 5 de noviembre. El mensaje intimidatorio, además, se dio a conocer en YouTube.

Anonymous, que ha sido definida por uno de sus miembros en España como una organización que no existe y que por definición es una (des)organización, afirma que Facebook hace uso indebido de la información que le ha sido confiada por sus usuarios, “motivo por el cual merece ser destruido”.

Precisamente una denuncia similar pretendió sembrar Facebook sobre Google en la opinión pública, contratando los servicios de la afamada agencia de relaciones públicas Burson & Marsteller.

Los miembros de Anonymous han adoptado como símbolo de esta organización, la máscara del anarquista revolucionario de V for Vendetta (V de Venganza), novela gráfica de Alan Moore que inspiró una película con el mismo título.

Esa cinta, basada en la “Conspiración de la pólvora” de 1605, se desarrolla en un futuro ficticio. V, el héroe, oculta su rostro tras la mascara de Guy Fawkes, quien persigue la destrucción de un estado autoritario y fascista.

El 5 de noviembre de 1605, Guy Fawkes fue detenido al pretender destruir el Parlamento británico, dando muerte al rey Jacobo I y su familia. Precisamente por esa razón, algunos miembros de Anonymous se han propuesto celebrar ese día, realizando alguna operación que dé al complejo movimiento gran visibilidad mediática.

Sin embargo, en días recientes, algunos miembros de Anonymous afirmaron que no apoyarían el anunciado ataque. Ello de ninguna manera significa que la amenaza contra Facebook haya cesado.

A diferencia de las intrusiones realizadas por Kevin Mitnick, mítico hacker estadounidense -no un ciberactivista-, quien debido a su narcicismo emprendió retos sumamente peligrosos en sus actividades en el imaginario de la social engineering, las acciones emprendidas por Anonymous afirman fundamentarse en los siguientes principios: la lucha por la transparencia, la libertad de expresión y los derechos humanos.

El inventario de intrusiones realizadas por miembros de Anonymous -no exenta de arrestos-, es extenso e incluye importantes instituciones gubernamentales en varios países y firmas que dieron la espalda a WikiLeaks, y es que el grupo alcanzó gran notoriedad gracias a la solidaridad expresada hacia Julian Assange.

El principio de unión entre los primeros miembros del movimiento fue el cuestionamiento a la Iglesia de la Cienciología, que por su carácter oscurantista admite ser considerada como la perfecta antítesis de Anonymous.

Esta agrupación no reconoce fronteras y, afirma, son capaces de operar en todo el mundo.

A mediados de junio, algunos medios informativos destacaron que Anonymous México atacaría servidores de Televisa, TV Azteca, Telmex y el IFE, así como los portales de los principales partidos políticos.

Poco después, a través de un blog, la célula Anonymous Hispano dio a conocer la “Operación Iniciativa México”, que partía de señalar al proyecto de Televisa como “el robo de ideas más grande hecho en la historia del país”. Televisa anticipó los ataques y la operación fracasó.

El pasado 29 de junio se dio a conocer que George Francis Hotz, hacker estadounidense conocido como Geohot, fue contratado por Facebook. Anonymous expresó solidaridad hacia Hotz en el litigio que enfrentó con Sony por haber crackeado la consola de videojuegos para Play Station 3 en 2010. A Hotz además se le atribuye haber crackeado la primera versión del iPhone.

Hotz finalmente podría convertirse en un factor determinante en los posibles ataques a Facebook, o bien, posiblemente toda esta comedia forme parte de la guerra que vienen sosteniendo Google y Facebook por intereses que no precisamente corresponden a los ideales de la lucha por la transparencia, la libertad de expresión y los derechos humanos

Anuncios